20 ABR 2016

Tan Biónica: la previa antes del impasse

Un rápido anuncio en medio de un extraño contexto. ¿Y ahora qué?
2330

por Carlos Iogna Prat (@CuchiPrat)

Foto Guido Adler (@AdlerGuido)

 

Un golpe muy fuerte para el “piberío”, aquellos chicos que disfrutaron de cada uno de los pasos de la banda y estuvieron presentes en los momentos históricos. Sí los hubo, uno de ellos fue aquel recital en Palermo donde una multitud disfrutó de sus canciones en febrero pasado. Los integrantes tuvieron que llegar en helicóptero, como los dioses del rock. Chano no estuvo viviendo un buen momento. Sus accidentes de tránsito, amoríos varios, lo llevaron a un terreno inestable ¿Pudo afectar al funcionamiento interno del grupo? En cualquier caso escribió -y borró- el tuit donde se enoja con la banda después del comunicado de este martes. 

 

En los últimos días, en las redacciones del mundo musical, se habló de un final para el grupo. La idea del “impasse” ya estaba dando vueltas. Con el mensaje oficial quedó ratificado. Tan Biónica fue uno de los últimos fenómenos dentro de la música nacional. Jóvenes músicos que a base de trabajo pudo llegar a ocupar dentro del pop que estaba vacante. Fue el carisma de su cantante, quien siempre se destacó con su personalidad, más el trabajo musical que marcó el rumbo. 

 

El camino musical de Chano Moreno Charpentier, Bambi Moreno Charpentier y Sebastián Seoane comenzó a fines de los ’90 con una banda llamada MIC. El estilo estaba cercano al punk rock. Ya en el 2001, el grupo cambió el proyecto e incorporó al baterista Diego Lichtenstein. Probó con otros nombre, así estuvieron escritos en un cuaderno “Tan Electrónica” o “Biónica Electrónica”. Ya como Tan Biónica se hicieron fuertes y afrontaron el camino.

 

Los hermanos Moreno Charpentier siempre tuvieron atracción por la música. Desde muy chico se interesaron por las canciones que sonaban en su hogar. Por ejemplo, “El amor después del amor” de Fito Páez sonó miles de veces en el equipo de música. El escuchar a sus artistas favoritos o verlos en vivo llevó al grupo a fantasear con la posibilidad de estar en los grandes carteles.

 

 “Wonderful noches” fue el primer experimento. Un EP que tuvo cierta circulación en el 2003. Veneno fue uno de los temas que comenzaron a sonar y el público grande lo pudo descubrir en el Quilmes Rock 2004. Ya con un disco en la calle, “Canciones del huracán” (2007), la banda continúo con su vertiginoso ascenso. Arruinarse, Chica biónica y Lunita de Tucumán tuvieron la aceptación del público.

 

Diego Poso, Gerente de Programación de la radio La 100, siguió de cerca la carrera del grupo y llegó a conocerlos en la intimidad. Fue el encargado de musicalizar la previa de algunos de los recitales del grupo (estuvo en los shows en el Luna Park, Cordoba, Rosario, Mendoza y Uruguay). “Me vinieron a ver antes del lanzamiento de ´Obsesionario´. Yo sabía poco de ellos. Tenía sus discos, pero no los había visto en vivo. Ese material tenía el single Ella y me animè a decirles que para mí era uno de los temas del verano. Ese disco es con el que mejor me llevo. ‘Destinología’ tiene también cosas muy interesantes. Se puede apreciar como la banda tomó un camino claro y concreto. Tengo, además, hermosos recuerdos personales con ambos procesos”, reconoció.

 

Obsesionario”, los puso en otro lugar. Un disco cargado de interesantes canciones. Ella llegó a distintos puntos del país y a trascendió las fronteras. Se metió en la gente. Le siguieron Beautiful, El Duelo, Loca, La Comunidad y Obsesionario en La Mayor. Las cifras de venta acompañaron el crecimiento y las canciones no pararon de sonar en las radios. El grupo recibió el reconocimiento de la industria con distintos premios. Recorrieron el mundo. Esos temas tomaron vuelo y llegaron a otros países. Se dieron el lujo de rodar un clip en la fantástica Venecia con “Pétalos”. 

 

Muchos se sorprendieron en aquel 27 de marzo de 2013, cuando dentro de una campaña de promoción, el grupo distribuyó las letras del título “Destinología”(su nueva producción) por distintas ciudades de la Argentina, México D. F. y Montevideo.

 

El protagonismo los llevó a los músicos a darle vida al uno de los temas del Mundial de Brasil 2014. El Mundo es Nuestro fue un aliento para la Celeste y Blanca. Los músicos viajaron para seguir algunos partidos en la cancha.

 

“Al verlos me pareció que era una banda que tenía claro un norte y que con cierto recorrido y trabajo podría asumir el rol que luego asumió”, sigue Poso. El grupo ocupó rápidamente un lugar vacante. El público tenía la necesidad específica que la banda pudo concretar. “Las canciones son conocidas por todos y la banda sabe cómo asumir sus responsabilidades arriba y abajo de la escena. Entendieron también a convivir sin perder la credibilidad con el mundo de las marcas y las acciones de marketing. No lo sé, creo que muchas cosas (propias y de contexto) hicieron su trabajo para que eso que mencionas suceda”.

 

Aquellas historias en forma de canción llegaron al corazón de sus seguidores. Una propuesta musical cercana al pop electrónico, con guiños al rock. Una fórmula que con el correr del tiempo se transformó en éxito. “Nosotros hacemos las canciones porque tenemos que expresar nuestros sentimientos. No sentimos presión. Tuvimos canciones que sonaron en las radios y te gusta volver a conectar con el público desde ese lugar”, contaron en una entrevista en el estudio Unísono, propiedad de Gustavo Cerati, donde le estaban dando vida a su última producción “Hola Mundo”.

 

Sobre el futuro, Diego Poso deja abierta una luz de esperanza. “No tengo dudas que van a volver sino el comunicado habría dicho que la banda no existe más. “El acto de comunicar enciende un cartel que a lo mejor puede sobredimensionarse. El mensaje que todos leímos (me incluyo) dice algo así como que están en un impasse y que no harán nada juntos por el momento. Habrá que leerlo así, impasse. No tengo ninguna duda que volverán a tocar, grabar, girar, etc”.