10 DIC 2015

Desde adentro: Sig Ragga y el desafío del Lollapalooza

Gustavo Cortés, cantante, compositor y tecladista, escribe de cara al festival de 2016
1677

por Gustavo Cortés

 

Poder mostrar nuestro trabajo en festivales nos posibilita llegar a más público. A la vez es un desafío para los grupos tocar en este contexto siendo que mucha gente no fue exclusivamente  a ver la banda. 

 

En Argentina ha habido un cambio cultural respecto de la escucha en estos contextos y el respeto hacia los artistas. Unas décadas atrás hubiera sido imposible mezclar bandas en un mismo día con géneros tan disímiles. Para Sig Ragga fue un desafío adaptarse a esos escenarios con bandas tan distintas, con propuestas tan distintas a la nuestra. Nosotros trabajamos mucho lo estético, escénico, lumínico de cada presentación y llegar a tocar a los primeros festivales nos costaba un poco. Pero con el tiempo fuimos entendiendo la lógica y nos parece muy constructivo que diversos géneros, bandas, estilos, propuestas, puedan convivir en el mismo espacio, en diferentes escenarios simultáneos. Hoy lo hacemos más cómodos, adaptados y felices de participar. Elegimos hacerlo porque nos enriquece, nos da a conocer de otra manera y nos hace llegar a personas que tal vez de otra manera nunca conocerían a Sig Ragga.

 

Con la banda hemos participado de muchos festivales a lo largo de los años. Para nosotros fue y es muy importante la posibilidad de tocar en escenarios con condiciones técnicas tan buenas como se suele dar en estos ámbitos. 

 

Estas presentaciones al ser más breves y con un público tan heterogéneo nos obliga a pensar en un repertorio distinto, dado por la fugacidad de la presentación como así también por el ruido que es mayor en estos contextos multitudinarios. Siempre elegimos tocar lo más representativo del grupo para que lo reciba alguien que no lo conoce; y a la vez siempre pensamos en un show más enérgico dado por el poco tiempo de desarrollo que se puede tener dentro de la grilla.

 

Estamos muy entusiasmados con el show que vamos a dar en el Lollapalooza, sabemos la importancia que tiene a nivel internacional y las bandas que convoca, así que es un honor para nosotros poder participar.

 

La presentación en Lollapalooza será nuestro primer show del año 2016, dado que desde diciembre de 2015 vamos a estar abocados íntegramente en terminar la composición y comenzar con la grabación, edición, mezcla y masterización de nuestro tercer disco. Se vienen meses muy intensos en la banda y en los que no tendremos el contacto con el público directo, en vivo, durante esos meses, que nos ayuda también a mantener vivo el espíritu de la banda y la obra. Por eso, volver a tocar en vivo, luego de meses de encerrados en un estudio, y que sea en el marco del Festival  Lollapalooza 2016 será una gran alegría y a la vez un gran desafío.  Es un marco muy especial. 

 

Estamos muy contentos con la invitación al Lollapalooza 2016 porque traduce también el crecimiento que venimos teniendo en los últimos años a nivel nacional, y que hace que este tipo de producciones nos tengan en cuenta para completar las grillas del Festival. No es menor ser parte de esos escenarios, y compartirlos con grandes artistas y bandas de todo el país e internacionales. 

 

En los últimos años hemos tenido la gran posibilidad de participar en Festivales internacionales en Costa Rica, Chile y Colombia y fueron experiencias increíbles también. En el mes de mayo de 2013 llegamos a Chile, a la ciudad de Santiago de Chile, a participar en el Festival Siempre Vivo Reggae en el Teatro Caupolicán, junto a Morodo, una de las bandas más importantes de Europa. En el mes de diciembre del mismo año, llegamos a Colombia, a la ciudad de Cali, para ser parte del Festival Cortocircuito. Y en el año 2014 llegamos con Sig Ragga a Costa Rica, en el mes de abril, cuando nos convocaron para cerrar dos escenarios en el Festival Internacional de Artes (FIA 2014). Esas tres experiencias, muy distintas entre sí, son imborrables para nosotros. De hecho fueron un punto de inflexión para la banda respecto de los Festivales. Por las mismas razones que estamos explicando anteriormente en cuanto a lo masivo y heterogéneo de los mismos, pero además porque en los tres casos pasamos las fronteras de nuestro país, y conocían nuestra obra, la esperaban, y la acompañaron como jamás imaginamos. Miles de personas de otros países cantaban nuestras canciones, nos querían ver en vivo en su país, y eso se tradujo en el respecto y agradecimiento que nos devolvieron en cada uno de esos festivales es inolvidable y nos anima a seguir adelante, participando de este tipo de espacios.